Década del 70‎ > ‎

carta de la madre de un terrorista, ?

publicado a la‎(s)‎ 13 sept. 2013 7:15 por Julio Mendoza

Nos pareció interesante compartir con ustedes esta enviada al diario La Voz del Interior, de Córdoba, en septiembre de 1976. Como verán, no todas las madres de terroristas los incitaban al terror, no todas los apañaban en sus actos destructivos y no todas festejaban el daño que el terrorismo provocaba en la población argentina.

La carta lee “Días pasados, al leer un diario de Córdoba donde anunciaban un enfrentamiento con guerrilleros, donde habían muerto cinco de éstos y encontrados los cadáveres de tres niños, posiblemente asesinados por sus propios padres, se rompió el dique que aún contenía mi desesperación y sufrí una crisis terrible. Tal vez sea eso o la necesidad de desahogarme lo que me obliga a escribir esta carta…Me casé muy joven, casi recién terminada la escuela secundaria, con un estudiante que aún debía estudiar y trabajar muy duro, por lo menos dos años más. Antes de cumplir 20 años llegó nuestro primer hijo y otros tres más lo hicieron con intervalo de muy poco tiempo. Era tan poco y a la vez tan hermoso lo que ambicionábamos para ellos: que fueran buenos, que fueran sanos, que fueran estudiosos…Les brindábamos amor, ternura, cuidados… ¡Qué linda era nuestra vida hasta hace 3 años! Todo nos unía, y yo me sentía orgullosa cuando me confundían con otra hermana de mis hijos. Nuestra situación mejoró y en casa sólo reinaban el respeto y el amor. Pero un día (mi hijo mayor ya estaba en 2º año de la universidad) pasó algo…no puedo saber qué…se me escapa ese momento sin poder atraparlo y no comprendo nada…sólo sé que allí cambió todo. Mi hijo comenzó a estar inquieto, nervioso.

 Le molestaban cosas que hasta ayer nomás le habían sido necesarias…Una semana después, la última vez que lo vi…: pero, al despedirse, aún brillaba en sus ojos el amor por nosotros. Luego supe que se había unido a un grupo guerrillero y que ya no estaba en la ciudad… ¿Qué lo impulsó a esta actitud? ¿El querer ayudar a los “débiles”? Él sabe que en casa siempre se ayudó al necesitado…Sabe también que lo que hoy tenemos fue el fruto del sacrificio de todos nosotros. ¿Se fue en pos de un ideal…? Mahatma Gandhi también fue un idealista que jamás derramó una gota de sangre y movió montañas con su actitud… ¿Se fue por temor? ¿Lo amenazaron con nuestra muerte? ¿Crees que es mejor, hijo mío, esta muerte en vida que nos has dado? ¿Crees que es preferible esta tristeza y desilusión que padecemos tus hermanos y nosotros? Nuestro cielo ha perdido el brillo de antes…nos duele la alegría de los demás… ¿O acaso la droga ha anulado tanto tus sentimientos que no puedes distinguir el bien del mal? No puedo imaginar en tus manos, las mismas que acariciaban aquel patito de paño, un arma asesina; y en tu corazón, ese corazón y esos ojos que tanto lloraron la muerte del perrito, el deseo de destruir, de asesinar a un hermano tuyo…Si es el temor, el miedo lo que aún te mantiene lejos, destiérralo de tu alma, vuelve junto a nosotros, que sin tú en casa, hace mucho que estamos muertos. No quiero pensarte capaz de matar a tus propios hijos, ningún ideal puede ser tan cruel de obligar a eso…Quiero pensarte como mi muchachito-hombre, tan necesitado de amparo, y a la vez, tan deseoso de protegerme… ¿En qué fallamos? ¿En qué? ¿Es más fuerte el odio que sientes por la vida que el amor que siempre te brindamos? Si en algo nos equivocamos, ¿por qué no hablarlo claramente? ¡Vuelve, hijo! No habré reproches ni condena de parte nuestra. No queremos saber el por qué ni el para qué, sólo queremos tenerte, que vuelvas a vivir cara al sol, que retomes tus estudios, que las cosas lindas de la vida, que aún las hay, borren de tu mente este momento negro que vives (…)










No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.





Comments