Década del 70‎ > ‎

Eran 15 terroristas, 13 hombres y 2 mujeres. El 29 de enero de 1976,

publicado a la‎(s)‎ 3 feb. 2014 15:07 por Julio Mendoza   [ actualizado el 3 feb. 2014 15:14 ]

Eran 15 terroristas, 13 hombres y 2 mujeres. El 29 de enero de 1976, ingresaron a la fábrica de repuestos “Bendix”, en Munro (Pcia. Bs.As) para “ejecutar la sentencia del juicio revolucionario”. Redujeron a la guardia y fueron a buscar al Gerente General, Roca, para ejecutarlo junto con el Subgerente, Rosas, pero como no estaban, la oficina fue destrozada con explosivos que cargaba una terrorista “embarazada”. Entonces fueron hacia el Gerente de Relaciones Industriales, Alberto Olabarrieta, y hacia el Gerente de Personal, Jorge Sarlenga, y los acribillaron a mansalva mientras los indefensos hombres estaban sentados en sus escritorios. Juan Carlos Garavaglio, policía de la bonaerense, pasaba por el lugar vestido de civil y fue reconocido por uno de los terroristas que estaban afuera, listos para la fuga. Eran vecinos, así que para evitar el reconocimiento y la intervención del cabo Garavaglio, lo acribillaron a él también. Era padre de dos hijos y había sido condecorado con premio al mérito y emblema “Al Valor”. El atentado fue descripto en Evita Montonera de Febrero-Marzo de 1976, órgano de prensa de Montoneros.  CELTYV acompaña a las familias Olabarrieta, Sarlenga y Garavaglio y exige Verdad, Justicia y Reparación para todas las víctimas del terrorismo!
Eran 15 terroristas, 13 hombres y 2 mujeres. El 29 de enero de 1976, ingresaron a la fábrica de repuestos “Bendix”, en Munro (Pcia. Bs.As) para “ejecutar la sentencia del juicio revolucionario”.

Redujeron a la guardia y fueron a buscar al Gerente General, Roca, para ejecutarlo junto con el Subgerente, Rosas, pero como no estaban, la oficina fue destrozada con explosivos que cargaba una terrorista “embarazada”.

Entonces fueron hacia el Gerente de Relaciones Industriales, Alberto Olabarrieta, y hacia el Gerente de Personal, Jorge Sarlenga, y los acribillaron a mansalva mientras los indefensos hombres estaban sentados en sus escritorios. Juan Carlos Garavaglio, policía de la bonaerense, pasaba por el lugar vestido de civil y fue reconocido por uno de los terroristas que estaban afuera, listos para la fuga.

Eran vecinos, así que para evitar el reconocimiento y la intervención del cabo Garavaglio, lo acribillaron a él también. Era padre de dos hijos y había sido condecorado con premio al mérito y emblema “Al Valor”.

El atentado fue descripto en Evita Montonera de Febrero-Marzo de 1976, órgano de prensa de Montoneros. CELTYV acompaña a las familias Olabarrieta, Sarlenga y Garavaglio y exige Verdad, Justicia y Reparación para todas las víctimas del terrorismo!




FUENTE :





No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.




Comments