Década del 70‎ > ‎

Este lunes, 28 de abril, se cumplen 40 años del asesinato del Juez Jorge Vicente Quiroga.

publicado a la‎(s)‎ 27 abr. 2014 17:17 por Julio Mendoza


Esta nota mas que un EJERCICIO DE MEMORIA pretende ser un Homenaje a un MARTIR DE LA JUSTICIA el Dr. Jorge Vicente Quiroga exJuez de la Camara Federal Penal, órgano judicial que enjuiciaba a los terroristas .

Integró hasta su disolución, la Cámara Federal en lo Penal que juzgó a los delitos calificados como subversivos entre 1971 y 1973. Paralelamente a la disolucion, ese trágico 26 de mayo de 1973 también se dictó la Ley de Amnistía, que liberó a todos los guerrilleros que estaban presos por acción de la Cámara Federal en lo Penal y se derogó toda la legislación existente para combatir a la subversión. Es decir, se dejó al país sin defensa legal contra el terrorismo. Y así nos fue.

Los terroristas que vilmente asesinaron al Dr. JORGE VICENTE QUIROGA fueron Marino Amador Fernández y Raúl Argemi (adjto. Foto), los cuales, debido a la deplorable Ley de Amnistía , habían sido en ese entonces liberados de la cárcel por el Presidente Dr. Héctor Cámpora y su Ministro del Interior, Dr. Esteban Righi hasta hace pocos dias ex Procurador General de la Nación del gobierno kirchnerista.

PARA SUS ASESINOS, SI HUBO OLVIDO Y PERDON … algunos como Bendini diran ‘atacantes’ otros como los Kirchner ‘jovenes idealistas’, YO los llamo ASESINOS EX-TERRORISTAS.


Una foto de Andrea Palomas Alarcon.
Una foto de Andrea Palomas Alarcon.
Una foto de Andrea Palomas Alarcon.



Así murió el Dr. Quiroga… así vive hoy su asesino… veamos:

SICARIOS de ayer. SICARIOS de hoy ...

“ 14, 30 hs. del 28 de abril de 1.974, Raúl Argemí venía en moto con Marino Amador Fernández por las calles frenéticas del centro de Buenos Aires. Desandaban la calle Viamonte esquivando gente y autos. 

En la esquina de Montevideo casi chocan contra el auto de un juez, que les tomó la patente. Tal vez iban distraídos pensando en los datos que les había cantado, bajo tortura, el Dr. Carlos Alberto Bianco, al que tenían secuestrado desde hacía varios días. La moto hizo una maniobra extraña y frenó justo en el 1.506 de Viamonte. Desde calle Paraná venía cruzando, puntual, Jorge Vicente Quiroga. Él también iba aquella tarde al 1.506 de Viamonte, a visitar a su amigo Rébori. Marino Amador Fernández y Raúl Argemí lo sabían. 

Lo dejaron pasar, y se bajaron de la moto, sacaron sus metralletas Halcón, y le metieron 14 balazos a quemarropa … con esos balazos, el ERP intentaba vengar a sus camaradas enjuiciados por Quiroga, ex juez de la Cámara Federal Penal, órgano judicial que enjuiciaba a los terroristas, y puntualmente desarticulada por un tal Cámpora. Cámpora había amnistiado a todos los terroristas enjuiciados por “el camarón”, pero ya se sabe cómo es de venenosa la venganza, en la sangre resentida de los asesinos. El ex juez Quiroga cayó en agonía, ellos subieron a la moto y salieron a toda velocidad mientras la gente huía despavorida. Quiroga se desangró en la vereda. Murió dos horas más tarde en el hospital Rawson. Una placa roñosa y desteñida en un rincón del edificio de Tribunales de Capital Federal, recuerda con timidez a Quiroga. Mártir de la justicia. La policía de Perón llegó en pocas semanas hasta la calle Fragata Sarmiento 1071 en Ramos Mejía. 

Allí encontraron un rastrojero robado preparado con una bomba de 3 kilos de trotyl, un indicador eléctrico mecánico de activación, una ametralladora Halcón cargada, una falsificadora de credenciales, papeles del ERP, miles de proyecties y un cuaderno con los datos de un funcionario judicial secuestrado: el Dr. Bianco. Argemí, Violeta Ana Moratto y Fernández, fueron acusados por el homicidio del ex juez Quiroga, tenencia de armas de guerra y de explosivos, acopio de municiones, asociación ilícita calificada y uso de documentos falsos en concurso real. Y se les sumó luego la sentencia por el homicidio de Quijada, total: 25 años.


Pero por distintas amnistías y reducciones de penas, salieron todos el 15 de agosto de 1.984. Para ellos sí hubo Olvido y hubo Perdón. Raúl Argemí vive en España, escribiendo con orgullo sus “locuras” juveniles de asesinatos callejeros. Bendini le dirá “atacante”. Kirchner “joven idealista”. 

Yo tengo aquí la obligación de recordarlo como Asesino. Para quienes no lo sepan, Raúl Argemí fue miembro del grupo terrorista argentino ERP 22 de agosto, un grupo que se dedicaba, básicamente, a descoser a balazos a civiles y uniformados en la vía pública. Graciela Lilian Lavalle de Reyna, declaró ante la Cámara Federal Penal que en los 70, en una casa donde ella y su célula terrorista recibía adiestramiento, al dueño de casa se le escapó un tiro. Con ese tiro (NG) “Julio” mató a su esposa, curiosamente, de apellido Argemí… y desde ese momento, cuenta la testigo, todos los que asistían a esa casa tuvieron que pasar a la clandestinidad. Raúl Argemí, de todos modos, se las ingenió para pasar al bronce terrorista con muertes “mejores” que la de su compañera de “fierros” y de cama. 

Años más tarde fue detenido, enjuiciado y sentenciado a 25 años de prisión por la muerte del juez de aquella Cámara Federal donde su “cumpa” lo “batió”. Sí, don Raúl Argemí fue uno de los que acribilló al juez Quiroga en el barrio porteño de Tribunales. También el tribunal lo encontró responsable de la muerte del Almirante Quijada. Pero claro don Argemí se las ingenió para salir en libertad 15 años antes de cumplir su condena. Y se las ingenió para cobrarle una suculenta indemnización al Estado. Ahora vive en España, donde mata el tiempo escribiendo oscuras novelas de ‘familias con muertes’. Obvio, sabe lo que escribe. El tipo se las ingenió para borrarse del mapa, y de la historia.”

Interpreto que el objeto de la muerte del doctor Quiroga fue el asesinato de un Juez de la Nación que juzgó a terroristas aplicando el derecho, y que a pesar del tiempo transcurrido no ha sido debidamente homenajeado, habiéndonos regalado su vida a los Argentinos por la administración de la Justicia con mayúsculas.

No le tembló la mano al Dr. Quiroga cuando tuvo que firmar las sentencias de estos criminales, a pesar de las constantes amenazas contra su vida que recibía. Fue un prestigioso Juez, valiente como pocos y un hombre de bien, que honró al Poder Judicial y al país. Sabia que con cada sentencia, ‘firmaba su sentencia de muerte’ pero siguio adelante.

Como consecuencia de la muerte del Dr. QUIROGA, por parte de guerrilleros del ERP, ningún Juez, a partir de ese momento y hasta el año 1976, se animó a juzgar a los integrantes de las diversas organizaciones subversivas que asolaron al país en el pasado reciente.

Recordemos que el Dr. Righi exProcurador General de la Nacion del gobierno kirchnerista -cómplice y socio del actual régimen neomontonero- dias atras se fue de su cargo y dejo así impunes 22.000 atentados subversivos que causaron dos mil muertos y más de doce mil heridos o inválidos vitalicios siendo el 40% civiles inocentes.

Estos asesinos del Juez Quiroga, Marino Amador Fernández y Raúl Argemi, son nada más ni nada menos los mismos criminales convictos a quienes el “bebé” Righi y el gobierno Camporista, les abriera incondicionalmente el portón de la prisión de Villa Devoto.

Si esa Cámara Federal no hubiese sido derogada y se hubiese seguido juzgando a los guerrilleros conforme a derecho, probablemente nuestra historia Argentina seria otra.

No nos olvidemos del Dr. Quiroga un Honorable y gran Juez de la Nación !!

VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION PARA LAS VICTIMAS DEL TERRORISMO !!
Oscar Dufour


GENTILEZA : 



No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.

Comments