Década del 70‎ > ‎

La memoria mutilada: las víctimas italo-argentinas de los terroristas de la década del 70.

publicado a la‎(s)‎ 27 feb. 2015 6:27 por Julio Mendoza   [ actualizado el 27 feb. 2015 6:31 ]
Descendientes de italianos , asesinados por los TERRORISTAS de la dècada del 70 :  OBERDAN SALLUSTRO (1915-1972) . LAURA FERRARI (1957-1975)  . REINALDO DAL BOSCO (1935-1975) . PIERINO MARABINI (1924-1975) 

Como muchos sabrán, Argentina fue una de las metas privilegiadas de la inmigración italiana en el curso del Siglo Breve, basta con considerar que hoy de un total de cerca 40 millones de argentinos, casi 25 millones de ellos pueden ostentar una ascendencia italiana, y cómo todavía en nuestros días el conocimiento del lenguaje italiano es muy difundido en esa nación.
Sin embargo, este fenómeno no correspondió a un adecuado conocimiento de la historia reciente de aquel país que hospedó a tantos de nuestros connacionales, con el resultado de dejar en las personas solo alguna vaga noción sobre los gobiernos de Juan Domingo Perón (1895-1974) y sobre la dictadura militar denominada “Proceso de Reorganización Nacional” (1976-1983), considerada en la mayor parte de los casos como el periodo más oscuro de Argentina a causa de las miles de víctimas que provocó y el desastre económico que heredó a los gobiernos sucesivos. 


Pero creo que se pueden contar con los dedos de una mano aquellos en Italia que conozcan, aún a grandes rasgos, sobre aquel triste fenómeno denominado “terrorismo guerrillero” y que implicó una serie de grupos armados (entre los cuales se destacan en importancia los trotskistas del Ejército Revolucionario del Pueblo –ERP- y los peronistas de izquierda, Montoneros), los cuales no tuvieron escrúpulos en llevar a cabo atentados terroristas, secuestros y homicidios en el curso de su lucha enfocada a la conquista del poder, la cual tuvo inicio aún antes del golpe del ’76 que llevó al poder al Gral. Jorge Rafael Videla (1925-2013).
Las estimaciones de las víctimas sólo de los años ’70 hablan de 1094 personas que encontraron la muerte a causa de las acciones criminales de los movimientos guerrilleros, muertes que aún hoy no han obtenido justicia en los tribunales, no habiendo sido jamás llamados a responder los responsables por sus acciones, no obstante no esté prevista teóricamente la prescripción por los homicidios cometidos durante episodios de lucha armada durante el intento de toma del poder. 


Entre aquellos que perecieron a causa de las guerrillas figuran también italo-argentinos, cuyas historias creo que pueden ser de utilidad al presentarlas ante un público italiano para dar una pequeña contribución a la edificación de una memoria que tenga en cuenta a todas las víctimas, y no sólo a aquellas cuya rememoración es cómoda para un cierto mainstream cultural.


OBERDAN SALLUSTRO (1915-1972)


De nacionalidad paraguaya pero con ambos padres italianos, Oberdan Sallustro nació el 17 de julio de 1915 en la ciudad de Asunción, Paraguay. Solo un año y medio después su familia volvería a Italia, país en el cual se graduará en Derecho en la Universidad de Torino. Su carrera de abogado fue temporariamente interrumpida con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, en la que combatió con el Ejército Italiano en Grecia como artillero. Terminada la guerra, en 1946 trabajó por un año en la Embajada Italiana en Asunción, acompañando seguidamente una delegación de Fiat Torino a Argentina, y se estableció en el país con el objetivo de estudiar la posibilidad de instalar una fábrica. 


A las 11.20 de la mañana del 21 de marzo de 1972, Sallustro, sustancialmente por razón de su empleo como Director General de Fiat-Concord en Argentina, fue raptado por miembros del ERP mientras se encontraba en Martínez, provincia de Buenos Aires, y fue aprisionado en una “cárcel del pueblo”, lugar en donde será asesinado por sus secuestradores veinte días después de su captura. Sus asesinos afirmaron seguidamente que la causa de su muerte prematura fue la presencia de una patrulla de la policía en el área en la cual se encontraba encarcelado. 

La reivindicación del ERP sobre el homicidio de Oberdan Sallustro dice “Desde algunos días el brazo de la justicia popular ha alcanzado a dos representantes de los explotadores, ambos se destacaron, cada uno a su manera, como explotadores de los trabajadores. Sallustro, uno de ellos, máximo dirigente de la empresa monopólica Fiat en Argentina, fue el principal responsable del despido y las encarcelaciones, con las cuales el pasado año la empresa y la dictadura intentaron destruir el movimiento obrero combativo de la Fiat (…) el ERP, interpretando los justos reclamos del pueblo, que pedía el castigo de este explotador, procedió a detenerlo en una cárcel del pueblo. Pidió a cambio de su liberación una serie de requisitos (…). La dictadura militar, poniendo una vez más en evidencia que no le importa nada la vida humana con tal de salvaguardar sus intereses económicos, prefirió sacrificarlo, no negoció, continuó su insensata política represiva y obligó a nuestros combatientes a ajusticiar a Sallustro, como habíamos advertido en nuestros comunicados.”
El Papa Paolo VI (1897-1978), el cual en 1968 había nombrado a Oberdan Sallustro con la Orden Pontificia de San Gregorio Magno, apenas supo de su asesinato, definió el hecho como “(…) un acto de barbarie inconcebible”.


LAURA FERRARI (1957-1975)


La joven Laura Ferrari era una estudiante de dieciocho años, de origen italiana y residente en Buenos Aires, que el día 8 de septiembre de 1975 se dirigió a la Universidad de Belgrano, en donde estudiaba Economía. Mientras estaba esperando la salida de algunos amigos y los resultados de un examen, la deflagración de una bomba colocada por terroristas Montoneros en un Fiat 128 estacionado en frente a la Facultad de Ciencias Económicas provocó su muerte junto a la de Ernesto Campos (un empleado de la Facultad que moriría el 18 de septiembre del ’75 a causa de las heridas provocadas por el atentado.)


El padre de Laura no resistió el dolor provocado por la pérdida de su hija y murió poco tiempo después del atentado. Lorenza Ferrari, la madre de Laura, entrevistada el 9 de mayo de 2011 declarará: “Siento que a mi hija la matan todos los días (…) Ese 8 de septiembre de 1975 jamás lo borraré de mi memoria (…) ella –Laura- había ido a la mañana a dar un examen y mientras estaba esperando el resultado con tres compañeros en un auto estacionado en la puerta de la Universidad de Belgrano, explotó un auto-bomba estacionado en frente. Pasó cuatro horas en la sala operatoria con la cabeza abierta, pero al final murió. Afortunadamente el resto de los compañeros se salvaron, aún si no quedaron muy bien emocionalmente.”


Ante la pregunta “¿Qué debe suceder para que se haga justicia?” respondió “Descubrir quiénes fueron los culpables: que también las víctimas del terrorismo sean reconocidas en la historia y que nos den una indemnización económica. Es lo que necesito para dejarle a Abel (Abel Ferrari era el hermano discapacitado de Laura Ferrari) cuando yo no esté porque el atentado lo dejó sin la posibilidad de que su hermana lo cuide. El Estado dividió dos clases de víctimas y sólo los familiares de los asesinados por los militares tienen derechos. Nadie hizo nada por descubrir quiénes fueron los responsables de la muerte de mi hija.”


La responsabilidad del atentado recayó sobre la organización terrorista Montoneros, como declaró también Lorenza durante el curso de la entrevista: “Todos sabemos que fueron Montoneros, pero yo no sé quiénes fueron los responsables de la muerte de mi hija, porque la justicia, en los 35 años que pasaron, no ha indagado (…) Quisiera que la justicia fuese igual para todos, sea para los militares que fueron genocidas como para los terroristas que asesinaron personas inocentes. Me hace mal saber que tiraron personas vivas al río y me hace mal también saber que está libre quien puso la bomba que mató a Laura (…)”


REINALDO DAL BOSCO (1935-1975)
El Ingeniero Reinaldo Dal Bosco nació el 10 de febrero de 1935 en la ciudad de Fiume (hoy croata pero en el momento perteneciente al Reino de Italia). A la edad de trece años su familia emigró, como numerosos connacionales, a Argentina, país en el cual se egresó en Ingeniería en la Universidad de La Plata, comenzó a trabajar para una empresa productora de artículos electrónicos, se casó y tuvo dos hijos. 


El día 16 de octubre de 1975, Dal Bosco se encontraba en el auto con el policía federal, suboficial Raúl A. Sanguinetti (a causa de las continuas amenazas el ingeniero había sido puesto bajo protección) en la ciudad de Adrogué, con la intención de dirigirse hacia la fábrica de productos electrónicos, cuando fueron interceptados cerca de las 8.30 por tres automóviles que transportaban a dieciséis terroristas del ERP. El suboficial Sanguinetti intentó defenderse con el arma reglamentaria pero no pudo evitar la trágica suerte que le aguardaban a él y a su pasajero: ambos fueron asesinados. 


Maria F. de Dal Bosco, esposa del difunto Reinaldo, después de la muerte de su esposo declaró que su marido venía recibiendo amenazas desde hacía más de tres meses. 

A diferencia de las otras víctimas aquí nombradas, se puede decir que el homicidio de Dal Bosco no golpeó a un ciudadano argentino de origen italiano, ya que él no había obtenido la ciudadanía argentina más allá de su larga permanencia en el país. Reinaldo Dal Bosco es por lo tanto considerado un ciudadano italiano asesinado en el exterior por un movimiento terrorista.

PIERINO MARABINI (1924-1975)
La noche del 30 de agosto de 1975 un Senador Provincial de la ciudad de Santa Fe, miembro del Partido Justicialista (el partido peronista) y representante del FREJULI (Frente Justicialista de Liberación, cartel electoral compuesto por justicialistas y el Partido Popular Cristiano), el italo-argentino Pierino Marabini fue asesinado por una descarga de ametralladora mientras se encontraba en su auto, en el centro de la ciudad de Villa Constitución. Según las declaraciones de los testigos, los disparos salieron de un Ford Falcon rojo e impactaron el auto de Marabini, hiriéndolo de muerte a él e hiriendo gravemente a su pasajero (dejando ileso al conductor). No obstante la llegada rápida de las fuerzas de seguridad, los terroristas ya se habían dado a la fuga. Casado y padre de tres hijos, Marabini había sido elegido en 1973 en su cargo administrativo, y en el año de su asesinato trabajaba en la Comisión de Problemas Constitucionales y Legislación General. Aún hoy no se ha podido identificar al grupo terrorista al cual pertenecían los ejecutores del atentado. 


La abogada Victoria Villarruel, la cual se ocupa a través de una Asociación de dar apoyo legal a las víctimas del terrorismo, en ocasión de la colocación de una placa conmemorativa en el lugar del homicidio, dijo: “Esta placa hoy recuerda a Pierino Marabini, pero en ella están representados los nombres de todas las víctimas del terrorismo, de todos aquellos que sufrieron agresiones terribles que todavía permanecen impunes y que sus seres queridos no pueden recordar públicamente. Por eso, hoy, en Pierino están los nombres de miles de ciudadanos inocentes, que añoran un mejor mañana”


Agradezco profundamente a la Presidente de CELTYV (Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Victimas), Victoria Eugenia Villarruel sin cuya ayuda no habría podido jamás escribir este artículo y a contribuir en Italia al conocimiento de estos tristes hechos legados a las guerrillas que ensangrentaron a Argentina en el curso de los años ’70.

Federico Sesia
http://comunitambrosiana.org/…/la-memoria-mutilata-le-vitt…/

Come molti sapranno, l’Argentina fu una delle mete privilegiate dell’immigrazione italiana nel corso del Secolo Breve, basti considerare
COMUNITAMBROSIANA.ORG




FUENTE :

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=10152718272618583&id=38353368582



No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.

Comments