Década del 70‎ > ‎

Un ingeniero y un Policía, ambos asesinados por una ráfaga de ametralladora por los JÓVENES IDEALISTAS en la década del 70 .

publicado a la‎(s)‎ 21 oct. 2014 4:18 por Julio Mendoza
Una ráfaga de ametralladora, dos vidas arrancadas, y tantas otras destruidas. Los dos eran padres. Uno era ingeniero, el otro un policía que estaba manejando un auto. 

El 16 de octubre de 1975, en la localidad de Adrogué (Pcia. de Buenos Aires), el auto en que viajaban Reinaldo Dal Bosco, miembro del directorio de FACETYT -Empresa de artículos eléctricos- y el cabo Raúl A. Sanguinetti fue interceptado por un comando de 12 terroristas repartidos en 2 autos, que los acribilló con más de 100 impactos.
Ambos murieron en el acto, dejando atrás a 5 hijos en total. La esposa del ingeniero Dal Bosco, Nilda, relató que Reinaldo venía siendo amenazado hacía 3 meses. En una carta que escribió sobre “Rino”, Nilda contó que “Sus padres llegaron a nuestro país, ironía de la vida, huyendo de la posguerra europea, buscando seguridad y paz para sus hijos.” El papá de Reinaldo murió de tristeza un año después del asesinato de su hijo. 

Sobre Sandro y Leonardo, sus hijos con Reinaldo, Nilda compartió que “Fue un padre ejemplar, cariñoso pero no permisivo, siempre atento a la salud de ambos. También se preocupó por su educación desde pequeños, les enseño a ser respetuosos, solidarios y de acuerdo a su edad, también responsables. (…) Esas enseñanzas no fueron en vano e hicieron de mis hijos hombres de bien y maravillosos seres humanos, virtudes de las que estoy muy orgullosa.” 

Nos quedamos con eso. Con el amor de padre, con las enseñanzas que el terrorismo no puede borrar a fuerza de asesinatos y violencia. Gracias a personas como los Dal Bosco y los Sanguinetti, que más allá del dolor saben transmitir amor, el terrorismo nunca triunfará.

¡Hoy desde CELTYV nuestro recuerdo para ellos y el reclamo de Verdad, Justicia y Reparación para todas las víctimas del terrorismo!
Foto: Una ráfaga de ametralladora, dos vidas arrancadas, y tantas otras destruidas. Los dos eran padres. Uno era ingeniero, el otro un policía que estaba manejando un auto. El 16 de octubre de 1975, en la localidad de Adrogué (Pcia. de Buenos Aires), el auto en que viajaban Reinaldo Dal Bosco, miembro del directorio de FACETYT -Empresa de artículos eléctricos- y el cabo Raúl A. Sanguinetti fue interceptado por un comando de 12 terroristas repartidos en 2 autos, que los acribilló con más de 100 impactos. Ambos murieron en el acto, dejando atrás a 5 hijos en total. La esposa del ingeniero Dal Bosco, Nilda, relató que Reinaldo venía siendo amenazado hacía 3 meses. En una carta que escribió sobre “Rino”, Nilda contó que “Sus padres llegaron a nuestro país, ironía de la vida, huyendo de la posguerra europea, buscando seguridad y paz para sus hijos.” El papá de Reinaldo murió de tristeza un año después del asesinato de su hijo. Sobre Sandro y Leonardo, sus hijos con Reinaldo, Nilda compartió que “Fue un padre ejemplar, cariñoso pero no permisivo, siempre atento a la salud de ambos. También se preocupó por su educación desde pequeños, les enseño a ser respetuosos, solidarios y de acuerdo a su edad, también responsables. (…) Esas enseñanzas no fueron en vano e hicieron de mis hijos hombres de bien y maravillosos seres humanos, virtudes de las que estoy muy orgullosa.” Nos quedamos con eso. Con el amor de padre, con las enseñanzas que el terrorismo no puede borrar a fuerza de asesinatos y violencia. Gracias a personas como los Dal Bosco y los Sanguinetti, que más allá del dolor saben transmitir amor, el terrorismo nunca triunfará. ¡Hoy desde CELTYV nuestro recuerdo para ellos y el reclamo de Verdad, Justicia y Reparación para todas las víctimas del terrorismo!




GENTILEZA :
https://www.facebook.com/pages/CELTYV-Por-las-V%C3%ADctimas-del-Terrorismo-de-Argentina/38353368582

No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.
Comments