Malvinas‎ > ‎

EFEMÉRIDES. 26 de febrero – Nacimiento de Antonio Toll y Bernadet (1790)

publicado a la‎(s)‎ 26 feb. 2013 4:35 por Julio Mendoza
Antonio Toll y Bernadet

Coronel Antonio Toll y Bernadet (1790-1864)

Nació en San Andrés de Llavaneras (1), principado de Cataluña, el 26 de febrero de 1790.  Fueron sus padres, Esteban Toll y Catalina Bernadet.  Vino muy joven al Río de la Plata y embarcado como segundo piloto en el bergantín español “Belén” tomó parte en el bombardeo que efectuó sobre Buenos Aires la escuadrilla sutil del capitán Michelena la noche del 15 de julio de 1811, de la que formó parte el “Belén”, habiendo durado el fuego un período de tres horas, siendo el buque donde servía Toll el que arrojó la mayor parte de los proyectiles que se dispararon sobre la ciudad, los que fueron arrojados por los obuses reales de 9 pulgadas del “Belén”.

Según expresa el propio coronel Toll en una exposición de sus servicios escrita de su puño y letra en Buenos Aires, el 29 de julio de 1832 y agregada al expediente de pensión de sus descendientes archivado en la Contaduría General de la Nación; hallándose embarcado en el “Belén”, se ocultó el día que la escuadra de Michelena iba a hacerse a la vela para efectuar un nuevo bombardeo sobre Buenos Aires.  Ajustado el armisticio con Elío, el 23 de octubre de 1811 pidió permiso para pasar a Buenos Aires, lo que le fue concedido por Vigodet (en el legajo 268 del XII-IV-5-4-1806/16 del Archivo General de la Nación, un documento sobre la concesión de la mencionada licencia a Toll, dice que éste servía en el Cuerpo de Miñones).

En 1814 se embarcó voluntariamente en la “Hércules” y fue uno de los que más trabajaron para sublevar la tripulación de la corbeta “Mercurio”, en Montevideo, valiéndose de sus relaciones; y el coronel de Pinedo dice, en el expediente mencionado, que asegurado de que el capitán de navío Miguel Sierra ya estaba vendido a los patriotas “y que para abandonar con más facilidad en el combate que era de esperarse con los buques de la Patria, había ya trasladado su corneta al queche “Hiena”, que era sumamente velera”.

“Que tal estratagema influyó poderosamente para coronar el espléndido triunfo alcanzado –prosigue de Pinedo- casi sin efusión ninguna de sangre, sobre esa poderosa escuadra en aguas de Montevideo, la noche del 17 de mayo de 1814”.  (Informe del coronel José María de Pinedo, fechado el 5 de setiembre de 1872).

Este servicio hizo que Brown recomendase a Toll al ministro Larrea, cuando tres meses después proyectó armar uno de los buques capturados, el bergantín “Palomo”, para confiarlo a un oficial experimentado, que izando el pabellón argentino, fuese a mostrarlo a los mares de la India, con el objeto de destruir el comercio español, llevar la noticia de la derrota sufrida por los enemigos en Martín García y Montevideo, “Y encendiendo el fuego de la revolución por aquellas posesiones españolas –prosigue de Pinedo-, de donde reclutaban sus mejores marineros, alejar en su persecución los cruceros españoles del Atlántico”.

“Lo desempeñó Toll -dice Pinedo- mandando el bergantín “Primero” (que así se llamó el “Palomo”), tan a satisfacción, que siempre le oí encomiar al almirante Brown las raras cualidades de aquel oficial, siendo el depositario de toda su confianza y su secretario en la guerra con el Brasil”.

En efecto, el 10 de setiembre de 1814, Toll salió de Buenos Aires con el bergantín nacional “Primero” (a) “Palomo”, armado con 14 cañones y tripulado por 78 hombres, con destino a llevar la guerra de corso por los mares lejanos; fue el primer buque que hizo tremolar la bandera argentina en las costas de Asia, presentándose a su armador Miguel de Escuti, el 19 de setiembre de 1815, después de haber llegado hasta Calcuta, en la India.

Toll solicitó el 3 de junio de 1818 carta de ciudadanía, la que le fue concedida, previo juramento ante el Secretario de Estado, Dr. Tagle, el 22 del mes siguiente.

El 22 de marzo de 1821 fue dado de alta como “oficial aventurero”, zarpando el 18 de abril del mismo para expedicionar sobre Entre Ríos con la escuadrilla de Zapiola, en calidad de 3er oficial del bergantín de guerra “Chacabuco”; campaña emprendida contra el caudillo Francisco Ramírez.  El 3 de junio fue nombrado oficial del Detall del mencionado buque.  El 25 del mes anterior asistió al cañoneo que se produjo al forzar el pasaje de Punta Gorda.  Se batió en Colastiné a las órdenes de Zapiola contra Monteverde.

El 10 de octubre de 1821 fue designado comandante del Lanchón Nº 3, y el 22 del mismo mes bajó a Buenos Aires conduciendo pliegos importantes.  El 13 de noviembre de igual año se le nombró segundo del bergantín “Belén”.

El 9 de enero de 1822 fue nombrado ayudante interino de la capitanía y el 6 del mes siguiente pasó como segundo al bergantín “Aranzazu”.  El 20 de marzo de dicho año pasó agregado a la capitanía del puerto por desarme general de los buques.

El 16 de octubre de 1823 obtuvo despachos de subteniente, siendo nombrado el mismo día segundo del bergantín “Aranzazu”, situado en el Canal Exterior.  El 12 de setiembre de 1824 pasó con igual cargo al bergantín “General Belgrano”; buque con el que se dio a la vela el 28 del mismo mes, en comisión a la Costa del Sur, regresando en el mes de noviembre a Buenos Aires.

El 6 de enero de 1825 zarparon con “pliego cerrado” y recorrieron Bahía Blanca, Península de San José, Puerto Deseado y Puerto San Julián; regresando a esta Capital el 15 de abril.  El 2 de agosto del mismo año fue nombrado comandante de la cañonera del Estado y encargado de su carena, aparejo y armamento.

Habiendo estallado la guerra con el Brasil, el 14 de enero de 1826 salió con la escuadrilla al mando del almirante Brown.  El 20 del mismo mes, Toll fue nombrado para levantar un inventario facultativo en la fragata “25 de Mayo”.  El 7 de febrero pasó como 2º comandante de la goleta de guerra “Sarandí”, con la cual asistió a la acción del día 9 del mismo mes, en el Canal Exterior.  El 20 de febrero fue designado ayudante de órdenes y secretario del general Brown, pasando de dotación a la corbeta insignia.  En tal carácter estuvo presente en el frustrado ataque a la Colonia, el día 26 del mismo mes, así como también en el del día 1º de marzo, y en los que se realizaron todos los días siguientes hasta el 13 de este último mes.

El 11 de abril de 1826 se halló en la acción librada en Montevideo con la “Nitheroy” y cinco goletas.  Intervino en el ataque nocturno llevado por Brown contra la fragata brasileña “Emperatriz”, en la noche del 26 al 27 de abril, en el fondeadero del puerto de Montevideo, acción en la cual murió el comandante de aquella unidad, capitán de fragata Luis Barroso Pereira.  En el Banco Ortiz, el 2 de mayo, se halló en la acción librada por la “25 de Mayo” contra 20 buques enemigos.  También se encontró en los cañoneos sostenidos en el Canal Exterior los días 23 y 25 del último mes mencionado.  Asistió al memorable combate de Los Pozos, el domingo 11 de junio de 1826, en el que Brown se enfrentó contra 33 buques brasileños.

Se halló en la acción de la noche del 29 de julio, en el Canal Exterior, y al día siguiente, donde quedó destruida la fragata “25 de Mayo”.  Fue en este memorable combate, que el valiente almirante, en la toldilla de su averiado buque, encargaba el mayor cuidado a su práctico de confianza, Juan Lee, en la conducción de la nave, y aproximándose a su ayudante Toll, quien de riguroso uniforme y con el código de señales en la mano, aguardaba órdenes, le indica la formación de la línea brasileña en buen orden de batalla, y combinando un mensaje breve y preciso, le dijo con vehemencia: “Señor Teniente, dirija Ud. esta señal a la escuadra antes que el humo nos oculte a su vista: Es preferible irse a pique que rendir el pabellón”.  La nave capitana “25 de de Mayo”, quedó fuera de combate después de las graves averías recibidas en aquella cruenta jornada.  Toll fue promovido a teniente el 21 de marzo de 1826, y a capitán graduado, el 9 de agosto del mismo año.

El 10 de agosto de 1826, por la destrucción de la “25 de Mayo” y la salida por tierra del general Brown a la costa del Sud, pasó Toll de ayudante de órdenes del Jefe de Bahía.  El 26 del mes siguiente pasó a comandar la goleta “Maldonado”, y el 7 de octubre se le designó para igual cargo en la goleta “Guanaco”.  El 27 de este mismo mes se encontró en una acción sobre la Punta de Jesús María, habiendo sido destinado el día anterior a la “Sarandí” como ayudante de órdenes y secretario del general Brown, para irse a reunir con la escuadra que llegaba de Chile y cruzar en las costas del Brasil, zarpando el mismo día.  El 29 se encontraban con la “Chacabuco”, procedente de Chile, frente a Cabo Corrientes.

En el crucero de referencia, el 18 de noviembre sostuvieron un cañoneo en la Isla de San Sebastián contra el castillo Santa Cruz.  El 9 de diciembre se embarcó como capitán de la presa, la sumaca “María de la Gloria”, sobre Río Grande; y el 26 del mismo mes, por la noche,  dirigiéndose a las balizas del puerto de Buenos Aires, Toll se halló cortado por los enemigos y se vio precisado a embicar al otro lado del Riachuelo.

El 5 de enero de 1827 fue a incorporarse a la escuadrilla que se hallaba en el Uruguay, y el día 8 bajó a Buenos Aires en comisión secreta del Gobierno, regresando al Uruguay el 12 de enero.  Al día siguiente bajó nuevamente en comisión cerca del Gobierno, y a tomar el mando de la goleta “Sarandí”, para conducirla a Martín García.  El 16 se reunió con Brown, que lo despachó al día siguiente en comisión cerca del Gobierno.  El 9 de febrero regresó al Uruguay con dos botes y 30 marineros para refuerzo de la escuadrilla, en el momento en que ésta se batía con la enemiga en el Juncal.

El 13 de febrero de 1827 tomó el mando de la goleta “11 de Junio” y el 24 de este mes bajó con toda la escuadra al puerto de Buenos Aires.  El 24 del mismo mes se halló en una acción frente a la Capital.  El 15 de marzo fue comisionado para conducir 10 jefes a Martín Chico; comisión que repitió el día 24.  El 15 de abril tomó el mando de la goleta “Maldonado” y transportó el 3er batallón.  El día 18 se halló en una acción frente a Quilmes, a la noche y el 19 a la mañana.  El 1º de mayo salió de armadilla a Martín García, regresando a Buenos Aires de aquella Isla el 30 de junio.  El 15 de julio salió nuevamente para Martín García, punto desde el cual zarparon el día 20 para Montevideo con 5 buques, al mando del general Brown.  El 24 sostuvieron un cañoneo frente a Montevideo y el 25 frente a la Colonia.  El 1º de agosto regresaron a la Isla de Martín García.

El 5 de setiembre de 1827 zarpó de Martín García con el buque de su mando sobre Pavón y dos barcos más a las órdenes de Brown.  El 20 del mismo mes efectuaron la tercera salida de la isla sobre la Colonia y Quilmes; hallándose en una acción frente a la Colonia contra las cañoneras y en seguida contra toda la escuadra.  El 11 de octubre estaban de regreso en el puerto de Buenos Aires.  El 1º de noviembre entró a Barracas a reconocer y montar otro cañón, saliendo listo el día 5 de diciembre.  El 10 de este mes marchó voluntario a la Ensenada a proteger el “Congreso”.  El 18 de setiembre de 1827 recibió la efectividad de capitán, y el 6 de diciembre de este mismo año fue dado de baja “con goce de uniforme”.

El 22 de marzo de 1828 fue nombrado segundo y encargado de la derrota del bergantín-goleta “8 de Febrero”, para marchar con Espora de jefe, a una comisión secreta del Gobierno sobre Santa Teresa y Río Grande; marchando en escuadrilla con aquel buque, la goleta “Unión”.  El 7 de abril, la escuadrilla se hizo a la vela, y el día 10, a la altura del Cabo Santa María, se encontraron con la fragata “Carioca”, que les dio caza por espacio de 16 horas, después de haber cambiado un corto cañoneo.  El 20 de abril, frente al Río Grande, sostuvieron un breve cañoneo con el bergantín “Caboclo” (o “Piraja”).  Continuó Espora barajando las costas uruguayas, frente a Santa Teresa, entre Castillos y el Chuy, donde debía encontrarse el coronel Leonardo Olivera, que actuaba en combinación con las fuerzas que al mando del general Paz, habían salido del campamento del Cerro Largo, para operar sobre el Río Grande, y que la sorpresa sufrida en Las Cañas el 15 de abril, por la vanguardia de Lavalleja, había hecho retroceder a Paz, abandonándose la operación combinada que se había proyectado.  El “8 de Febrero” (La “Unión” había sido apresada al querer forzar el bloqueo del Río de la Plata, por la división de Senna Pereyra) se mantuvo frente a aquellas costas hasta el 4 de mayo, en que hicieron rumbo a Río Grande, donde el 9 capturaron un bergantín brasileño, que fue conducido a la base del Salado.  El “8 de Febrero” se mantuvo en la zona del golfo de Santa Catalina, de donde iniciaron el regreso, y estando el 25 de mayo a la altura de Santa Teresa, resolvió Espora regresar al Sud en demanda del Salado.  El 29 estaba en aguas de Samborombón, donde a causa de la niebla, dieron con la división bloqueadora del comodoro Juan Francisco de Oliveira Botas; el combate que se trabó contra 10 unidades imperiales, es conocido con el nombre de “Bajíos de Arregui”, y terminó con la rendición de los argentinos, quedando Espora y Toll prisioneros, que habían arriado el pabellón el día 30, después de haber evacuado durante la noche a tierra toda la tripulación, con excepción de 4 heridos graves y los asistentes de aquellos jefes.

El 11 de junio, el almirante Pinto Guedes, admirado del valor de Espora y Toll, devolvió éstos en un canje de prisioneros que inició, enviando a aquellos jefes en la goleta “Liberal”, la que penetró en la Rada Interior con bandera de parlamento, donde fondeó.  El 17 del mismo mes, Toll pasó en comisión al Río Salado, y el 27 de julio regresó y tomó el mando de la goleta “Maldonado”.

El 24 de setiembre de 1828 fue nombrado edecán del almirante Brown para la ratificación de la paz.  El 17 de octubre fue designado “para una comisión facultativa de las científicas, representando al Señor Comandante General”.  El 12 de noviembre del mismo año se le nombró jefe de la expedición que condujo a Buenos Aires a la 1ra División del ejército de operaciones, al mando del general Martínez.  El 4 de diciembre fue nombrado capitán del puerto interino, en reemplazo del teniente coronel Francisco Lynch; cargo del que se recibió Toll el día 5.  Había sido promovido a sargento mayor el 22 de marzo de 1828, y recibió el grado de teniente coronel el 2 de enero de 1829, cuya efectividad se le otorgó el 27 de julio de igual año.

El 6 de enero de 1829 tomó el mando del bergantín “Rondeau” y salió para Montevideo a buscar la División del coronel Suárez, con dos buques más que llevaba a sus órdenes.  El 10 de febrero de aquel año llevó al general San Martín a Montevideo y regresó con el resto del ejército.  El 26 del mismo mes tuvo a su bordo en clase de arrestados y condujo a diferentes puertos a los generales Balcarce y Martínez, al coronel Iriarte y a otros once ciudadanos.  El 9 de marzo salió en comisión para Bahía Blanca y Patagones.  Junto con el teniente coronel Francisco Seguí, fue comisionado por el Gobierno para recibir los barcos argentinos que habían sido capturados la noche del 21 de mayo de 1829 por el jefe de la escuadra francesa surta en Balizas, vizconde Venacourt.

El 20 de agosto del mismo año fue a conducir víveres a Bahía Blanca, y el 9 de setiembre fue en comisión al mismo punto y a Patagones, regresando a Buenos Aires.  El 11 de noviembre quedó en guardia en el Canal Exterior.  El 15 de febrero de 1830 fue vendido el buque de su mando y Toll quedó agregado al Departamento de Marina; pasando el 6 del mes siguiente a la P. M. I., donde revistó hasta el 1º de junio de 1832, en que se le destinó a la P. M. del Ejército Permanente, con la jerarquía de teniente coronel de infantería.  En 1834 intervino en el balizamiento de Punta Lara y entrada a la Ensenada de Barragán, y levantó el plano de este puerto (Ensenada) con el profesor náutico Zacarías Aispurúa.

Después de revistar en la P. M. del Ejército el 21 de octubre de 1834 (desde el comienzo del año había figurado en comisión en la marina), Toll pasó al Departamento de Marina.

A fines de 1837 mandó la escuadrilla que operó en el río Uruguay, y que apoyó a la guarnición de Paysandú mandada por el coronel Eugenio Garzón contra los riveristas, que atacaban la plaza por tierra.  Toll era coronel graduado, jerarquía cuya efectividad se le otorgó el 4 de agosto de 1838.

A la caída de Oribe, Toll regresó a Buenos Aires con su escuadrilla, donde a fines de 1840 se le confió la organización de la fuerza naval cuyo comando iba a tomar Brown para combatir la escuadra riverista de Coe.  Toll alistó activamente en el Riachuelo la formación de aquella fuerza, teniendo el mando de ésta hasta el 3 de febrero de 1841, en que lo reemplazó Brown, quedando el primero de comandante del bergantín “Belgrano”, de 24 cañones, puesto que sólo ejerció hasta el 17 de marzo del mismo año, en que pasó a ocuparlo Bathurst, por haberse producido una grave desinteligencia entre Toll y el almirante Brown.

A principios de agosto de 1844 fue designado para reemplazar a Brown, que estaba enfermo, en el comando interino de la escuadra.  Se hizo cargo de su comando el 29 de setiembre, fecha en que enarboló su insignia en el “Echagüe” y que partió a la línea bloqueadora de Montevideo.  Permaneció en el comando interino de la escuadra hasta el 2 de diciembre de 1844, en que Brown regresó a la línea de bloqueo mencionada a bordo del nuevo buque llamado “San Martín”, arriando su insignia el coronel Toll.

En 1842 fue nombrado edecán del gobernador Rosas, puesto que desempeñó hasta el 3 de febrero de 1852.  Junto con el coronel Francisco Seguí, Toll tomó parte en la revolución de Pirán y Madariaga, el 11 de setiembre ed 1852.  Fue nombrado en seguida miembro de la Comisión de Marina, cargo que ejerció hasta su fallecimiento, ocurrido en Buenos Aires el 5 de julio de 1864.  Pronunció el elogio fúnebre el Dr. Angel Justiniano Carranza.

El coronel Toll, que en la época de su fallecimiento estaba sumamente enfermo, fue uno de los firmantes del acta levantada con motivo de la colocación de la piedra fundamental de la muralla de la Alameda (Paseo de Julio), el 18 de enero de 1847, acto presidido por el Dr. Manuel Insiarte, ministro de Hacienda, y que presenció Manuelita Rosas como madrina.

Toll se casó en primeras nupcias con Rafaela Benlteol y fallecida ésta, contrajo segundo matrimonio en la Catedral, el 2 de enero de 1857 con Natalia Cueli, hija de Gabino Cueli y de Mónica de la Cuesta; la que le sobrevivió.

El general Zapiola, en informe evacuado al Inspector General de Armas el 10 de setiembre de 1872, confirmó en todas sus partes el del coronel de Pinedo, arriba citado, y agregó: “Le es grato, asimismo, hacer presente, que el coronel Toll fue un patriota honrado y distinguido, dando prueba de ello cuando la República se vio en los mayores peligros por hallarse amenazada su independencia por los ejércitos españoles”.

Referencia

(1) Según Angel J. Carranza, Toll nació en este punto, pero según expresa aquél en su declaración para obtener la carta de ciudadanía, era natural de Mataró.

Fuente

www.revisionistas.com.ar

Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar






No se ha podido encontrar la URL de especificaciones de gadget.



Comments